El estrés en la niñez puede dejar huellas en la adultez

Daniela

cerebro

El cerebro es un órgano muy importante. Es el responsable de nuestros pensamientos y sentimientos, le dice a tus músculos que deben moverse, le dice a tu cuerpo cuándo y cómo reaccionar, etc. Ahora, un nuevo estudio ha demostrado que pasar momentos difíciles en la etapa infantil puede tener un impacto importante en el cerebro. El estrés puede hacer cambiar el tamaño y forma del cerebro. El cerebro adulto de personas que pasaron por momentos de estrés antes de los seis años (y por lo tanto se volvieron adolescentes depresivos o ansiosos) es distinto al cerebro de los adultos que tuvieron una infancia más tranquila. Parece ser que los adolescentes cambian la forma de su cerebro al internalizar las experiencias estresantes del pasado.

Los investigadores ya sabían que la forma y tamaño del cerebro puede cambiar como respuesta al estrés. También sabían que los adultos están más propensos a tener depresión si cuando niños fueron abusados, vivieron en la pobreza o enfrentaron momentos difíciles. Algunos estudios mostraron que estos adultos deprimidos tenían cambios inusuales en la forma de sus cerebros. Pero nadie había estudiado si el estrés vivido en las primeras etapas de la vida y los cambios cerebrales posteriores estaban relacionados…hasta ahora.

Científicos en Inglaterra estudiaron al menos 500 niños desde su nacimientos hasta las edades de 18 a 21 años. A través de esos años, las madres de los niños respondieron preguntas sobre diferentes tipos de estrés que sus niños habían vivido. Por ejemplo, si algún pariente cercano había muerto, si la madre estaba siendo abusada, si la familia era pobre, si la familia se cambiaba de casa muy seguido, etc. Una vez que los chicos llegaron a la etapa adolescente, a las madres les preguntaron si sus hijos parecían estar tristes, deprimidos o ansiosos.

Luego, cuando los chicos llegaron a la adultez, los investigadores crearon las imágenes de las estructuras de los cerebros de los chicos usando una tecnología llamada MRI (magnetic resonance imaging).  El cerebro está compuesto principalmente de materia blanca y gris. La materia blanca actúa como el canal del sistema, es decir, conecta diferentes áreas de la materia gris, ayudando a que los mensajes viajen rápidamente. La materia gris es lo que cubre la superficie del cerebro y ayuda a procesar la información en el cerebro. Los científicos se enfocaron en estudiar la cantidad de materia gris presente en los cerebros de los chicos estudiados.

Aquellos que tuvieron vidas realmente duras antes de los seis años, tenían una mayor tendencia a la depresión como adolescentes. Además, tenían mayor tendencia a crecer con cambios en la materia gris, comparados con aquellos que tuvieron una infancia menos estresante. En algunas regiones del cerebro, el volumen de la materia gris parecía haberse reducido.

En síntesis, el estudio demostró que experimentar estrés e internalizar problemas tienen una estrecha relación con el hecho de tener menos materia gris, lo cual se relaciona directamente con los síntomas de depresión en la adultez.

 

 

 

 

Compartir enShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
Quiénes somos
© 2015 Top Clases, empresa de clases particulares en Santiago de Chile.