Entendiendo la discalculia

Daniela

discalculia

Si te han dicho que hijo podría tener discalculia, o si lo sospechas, debes preguntarte cómo ayudarlo. La discalculia es un problema de aprendizaje que causa serias dificultades matemáticas. No es tan conocida como la dislexia, sin embargo, algunos investigadores piensan que la discalculia puede ser tan común como la dislexia.

Afortunadamente, hay muchos modos en que tú y los profesores de tu hijo podrían ayudarlo. Ya sea fortaleciendo sus habilidades matemáticas como su autoestima, hay pasos que puedes dar.

¿Qué es la discalculia?

La discalculia es una condición del cerebro que hace difícil que la persona que la padece entienda conceptos matemáticos y pueda realizar operaciones. Algunos niños con discalculia no pueden ni siquiera entender conceptos muy básicos. Les cuesta mucho aprender y memorizar conceptos matemáticos básicos. Pueden saber qué hacer en matemática pero no entienden lo que están haciendo. En otras palabras, no logran entender la lógica de las matemáticas. Otros niños entienden la lógica, pero no están seguros de cómo y cuándo aplicar ese conocimiento para resolver problemas.

Los problemas que tu hijo puede tener con las matemáticas pueden ser confusos, especialmente si le va bien en otras asignaturas. Esto puede provocarle ansiedad y baja autoestima. En esto los padres y profesores tienen una gran influencia. Hay muchas herramientas y estrategias que pueden ayudar en la discalculia. El truco es encontrar a especialistas que puedan apoyar a tu hijo con este problema. La discalculia es una condición que dura toda la vida, pero eso no significa que tu hijo no pueda ser feliz y exitoso.

¿Qué tan común es la discalculia?

La discalculia no es tan conocida, sin embargo, algunos investigadores están empezando a pensar que puede ser tan común como la dislexia. Aún no está claro cuántos niños diagnosticados con dislexia también tienen características de discalculia. Ambas condiciones pueden afecta la habilidad de un niño para entender problemas matemáticos.

El número aproximado de niños con discalculia en la enseñanza básica es del 6-7%. Por otro lado, no es raro que un niño tenga más de un problema de aprendizaje. De hecho, el 56% de los niños con un problema de comprensión lectora podría tener un pobre rendimiento académico en matemáticas. El 43% de los niños con problemas de aprendizaje en matemáticas tienen bajas habilidades de comprensión lectora. Las buenas noticias son que estos niños pueden rendir excelentemente en otras áreas.

¿Cuáles son las causas de la discalculia?

Los investigadores no saben exactamente qué es lo que causa esta condición. Pero han identificado algunos factores que indican que es una condición cerebral. Estas son algunas de las posibles causas de discalculia:

Genética: Los estudios sobre la discalculia muestran que es más común en algunas familias. Un niño con discalculia, en general tiene un padre o un hermano con problemas similares.

Desarrollo cerebral: Algunos estudios cerebrales sobre la discalculia han indicado que el cerebro de las personas con discalculia presenta diferencia en la superficie, grosor y volumen de algunas zonas del cerebro. Esas áreas están relacionadas con el aprendizaje y la memoria, memorizar tareas y recordar conceptos matemáticos.

Ambiente: La discalculia ha sido relacionada a la exposición al alcohol cuando el niño se encuentra en el vientre materno. Niños prematuros y con bajo peso también podrían ser propensos a estas condición.

Lesión cerebral: Los estudios muestran que lesiones en ciertas partes del cerebro pueden resultar en lo que los científicos llaman “discalculia adquirida”.

¿Cuáles son los síntomas de la discalculia?

La discalculia incluye diferentes tipos de dificultades matemáticas. Puede que los síntomas de tu hijo no sean exactamente los mismos de otro niño. Observa a tu hijo y toma nota de lo que observas para compartirlo con profesores y médicos que pueden ayudarte a encontrar buenas estrategias para apoyarlo.

Los signos de discalculia se ven diferentes en distintas edades. La discalculia se vuelve más evidente cuando los niños son más grandes, pero puede ser detectada tempranamente en el jardín infantil. Estos son algunos síntomas:

Jardín infantil:

Le cuesta contar.
Le cuesta reconocer los símbolos que representan a los números, es decir, hacer la conexión entre “7” y “siete”.
Le cuesta asociar los números a situaciones de la vida real, por ejemplo, 3 manzanas, 3 dulces, etc.
Le cuesta recordar números y se salta algunos.
Le cuesta reconocer patrones de tamaño, forma y color.
Evita jugar juegos que incluyan números, contar, y conceptos matemáticos.

Enseñanza básica:

Le cuesta reconocer números y símbolos.
Le cuesta aprender operaciones básicas como 2+3=5
Le cuesta identificar y usar +,- y otros signos.
Podría usar los dedos para contar en vez de usar estrategias más sofisticadas.
Le cuesta escribir los números con claridad o ponerlos en la columna correcta.
Le cuesta entender palabras relacionadas con la matemática (más grande que, más pequeño que).
Le cuesta distinguir la derecha de la izquierda y tiene poco sentido de orientación.
Le cuesta recordar números telefónicos.
Le cuesta decir la hora.

Enseñanza media:

Le cuesta aplicar los conceptos matemáticos a la vida diaria, incluyendo asuntos de dinero como estimar un costo total o calcular una propina.
Le cuesta medir cosas, como los ingredientes en un contenedor.
Le cuesta descifrar la información en gráficos o tablas.
Le cuesta encontrar distintos enfoques para el mismo problema matemático.
No tiene seguridad en actividades que requieren calcular distancias y tiempo, como manejar o practicar algunos deportes.

Esperamos que este artículo te ayude a identificar si tu hijo requiere ayuda para superar un problema. Mientras antes lo hagas es mejor.

Compartir enShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
Quiénes somos
© 2015 Top Clases, empresa de clases particulares en Santiago de Chile.